Reducir tamaño texto Aumentar tamaño texto

Seducido por España

Vicky Cristina Barcelona. Woody Allen, USA/España, 2008
Por Marcela Barbaro

La inestabilidad en el amor, las dificultades de las relaciones y los sentimientos encontrados, forman parte del universo temático de CartelAllen. A diferencia de sus últimos trabajos, ésta vez los retrata de manera más laxa y sin moralejas aleccionadoras.

Dos hermosas y jóvenes yankees viajan a España. Cristina (Scarlett Johansson) es una incipiente directora de cortometraje, liberal y dispuesta a vivir relaciones pasionales. Vicky (Rebecca Hall) su amiga, es estudiante de la cultura catalana, conservadora y de buena posición.
Vicky funcionará como una suerte de "súper yo" de Cristina, hasta la aparición de un seductor pintor catalán llamado Juan Antonio (Javier Bardem), quien las invita a pasar un fin de semana a Oviedo. Una propuesta, que puede más que cualquier trabajo sobre la psiquis, ante lo cual, Cristina acepta y Vicky la sigue disconforme. El deseo confesado del ménage à trois se verá algo perturbado por la aparición de su ex esposa, Maria Elena (Penélope Cruz) una neurótica y conflictiva pintora, con quien tuvo una relación competitiva a nivel intelectual y sexual, de la que aún están sujetos.

Juan Antonio será el epicentro del triángulo amoroso, donde cada una de ellas atravesará distintas etapas a nivel emocional. Un viaje interior, sinónimo de cambio y de auto descubrimiento se gesta sobre quienes se atreven al cambio. En dicha transformación, es clara la posición de Allen frente a la "trasgresión" como conducta social.

imagen 1La confrontación cultural también será uno de los temas que ahondará el film. Nada más evidente si se trata de norteamericanos vs. europeos. Ergo, que mejores locaciones que Asturias con su poética, y Barcelona con su exotismo y su bohemia embellecida por el arte de Gaudi y Miró. Marcos ideales para desarrollar un guión donde se deslumbran las turistas extranjeras y se muestran claramente sus contrastes.

Mientras Scarlett Johansson insiste en su rol de femme fatale, más interesante es el trabajo de Rebecca Hill presentando distintos matices frente a las locuras de la dupla Bardem-Cruz, quienes mitad en inglés mitad en castellano vuelven su mirada hacia Hollywood.

Vicky Cristina Barcelona, lejos está de ser el uno de sus mejores films, y cerca está de funcionar turística y comercialmente. Sin embargo, es una buena comedia romántica de enredos, que pone en evidencia la mirada de Allen hacia otra cultura que, de alguna manera, lo subyuga.


 

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)