Amplio catálogo de malditos

Por Joaquín Juan Penalva

portada 300 directores

300 DIRECTORES MALDITOS
Augusto M. TORRES
Ed. Cátedra, 2011
Páginas: 424 - Formato: 13,50 x 21,00 cm.

ivan zuluetaEl marbete de “director maldito” es tan atractivo como etéreo y ambiguo. ¿Qué es un director maldito? ¿Es lo mismo un director maldito que un director de culto? ¿En qué consiste el malditismo aplicado al séptimo arte? A todas estas cuestiones trata de responder Augusto M. Torres en el volumen 300 directores malditos, un libro en el que reúne las fichas biográficas y las filmografías de tres centenares de cineastas, aunque lo más interesante, sin duda, es el texto titulado “A modo de prólogo” que sirve como invitación a la lectura. He aquí algunas de sus consideraciones previas, que le han servido para escoger unos nombres y desestimar otros: “Siempre me han fascinado los perdedores, los que fracasan en una actividad, pero quizá triunfan en otra, los que intentan algo y no lo consiguen, o no lo logran por completo; me han interesado más los directores con una filmografía irregular, los llamados malditos, que los triunfadores”.

Resulta curioso comprobar cómo el propio Augusto M. Torres también es, en sí mismo, un director maldito, una persona que ha “destacado en otras actividades”, pero que no ha sobresalido demasiado como realizador; así, ha escrito varias novelas, como El santuario inmortal (1972), El viaje en tren (1975), Diálogos con una francesa (1990) o Manías infantiles (2004), pero también ha trabajado como productor, guionista y montador; además, ha dirigido un buen número de cortos y dos largometrajes, El pecador impecable (1987), una comedia protagonizada por Alfredo Landa y Chus Lampreave, y Les pel.lícules de mon pare (2007), un inquietante drama de asunto edípico. Ahora bien, Torres es conocido fundamentalmente por su labor como crítico e historiador de cine, tal como demuestran sus más de veinticinco libros sobre el tema, entre los que destacan Conversaciones con Gutiérrez Aragón (1985), El cine norteamericano en 120 películas (1992), Vincente Minelli (1995), Cineastas insólitos (2000), Las películas de mi vida (2002), Directores españoles malditos (2004) y Buñuel y sus discípulos (2005), entre otros.

Por las páginas de 300 directores malditos desfilan muchos nombres de procedencia y época diversas, tantos que sería imposible enumerarlos aquí, tantos que hay alguno que otro que se cuela entre los malditos –Herbert Ross, George Pal, Gus Van Sant–. El volumen no se ha armado como un ensayo, sino como una recopilación de fichas, y esa es su mayor virtud, pero también su mayor defecto, pues el lector echa en falta una mayor reflexión sobre el malditismo. Como los cineastas están agrupados por orden alfabético, no tardamos en encontrarnos con el cómico neoyorquino Alan Alda o el realizador brasileño Víctor Lima Barreto, nombres tan distintos y distantes que permiten hacernos una idea de la heterogeneidad del volumen.

walerian-borowczykA veces, la inclusión se debe al carácter casi marginal del género cultivado, como ocurre con el erotismo del director polaco Walerian Borowczyk, del fotógrafo londinense David Hamilton o del especialista en exuberancias Russ Meyer. Tampoco faltan los actores que han dirigido alguna película, como Marlon Brando, Charles Laughton, Ida Lupino, Peter Lorre, Dennis Hopper, Ed Harris, Tommy Lee Jones o Tim Robbins, por citar algunos de los más conocidos. Sorprende, por ejemplo, la presencia de Juan de Orduña, pero no la de los realizadores de la Escuela de Barcelona –Jacinto Esteva, Pere Portabella, Joaquim Jordà...–. Otro apartado interesante es el de los escritores que se han dedicado al cine, como André Malraux, Marguerite Duras, Michael Crichton, Peter Handke, Jorge Semprún, Susan Sontag, Alejandro Jodorowsky o Ray Loriga.

Tampoco podían faltar en este catálogo dos de los grandes malditos del cine español, el redimido Agustí Villaronga y el director de la imprescindible Arrebato (1979), Iván Zulueta, todo un ejemplo de cómo puede perdurar un director con una sola película. En fin, tienen una cita con todos estos “malditos”.


Más....

Cinerama (Reseñas) (96)
Comparte esta página:



RSS