Violencia rojo shocking

Un galpón vacío, una silla en el centro, un hombre atado a ella, la música a todo volumen y la cámara que gira en torno, enloquecida, acompañando a otro hombre que cortará una oreja del prisionero... Escena emblemática de una película que ha dejado su huella en la historia del cine por habernos traído nuevamente la violencia explícita y sin reparos a la pantalla. Sin embargo, por abominable que pueda parecer, el virtuosismo con que está filmada deja lo horroroso en un segundo plano para abstraerse de cómo una escena violenta en sí puede exacerbarse a través de la puesta en escena. En eso, Quentin Tarantino es un maestro y Reservoir Dogs, su ópera prima y, me atrevería a decir, maestra.

Fotograma de Reservoir Dogs¿A qué viene la mención de Tarantino en un estudio que encaramos desde EL ESPECTADOR IMAGINARIO sobre la violencia, y donde este director está ausente del temario? A que se trata del mejor ejemplo de lo que encontrarán en esta entrega de Investiguemos. Cuatro trabajos temáticos sobre la violencia, pero que no la abarcan, por lo extensa y compleja que es esta premisa en el campo cinematográfico. Lo cual no quiere decir que no hemos profundizado en los aspectos que estamos tratando, sino que nos queda una veta riquísima para tratar en futuras ediciones.

Y el nombre de Tarantino viene al caso porque en él se han reunidos dos líneas de hacer cine: la occidental y la oriental. Si la violencia en su obra no está ausente, y si su tratamiento aparece como original, es porque ha sabido combinar magistralmente todo lo visionado, depurando, exacerbando o caricaturizando aquellas escenas que formaron parte del cine de artes marciales japonés o el thriller norteamericano.

A partir de esas líneas básicas es que hemos diseñado este estudio, aunque nos resistimos a los encorsetamientos y nos salimos de sus límites. Así, Manu Argüelles trata el New Hollywood, Arantxa Acosta se detiene en el Slasher, Javier Moral nos ofrece una Guía Posmoderna de la Violencia, José Miguel Viña repara en la violencia como elemento propagandístico y Liliana Sáez en el cine latinoamericano.

 

 

Más....

Investigamos (146)
Comparte esta página:

Compartir