Entrevista a Diego Rodríguez, director del Festival Márgenes

Por Déborah García Sánchez-Marín

Festival Márgenes
Con motivo de la primera edición de Cine Español al Margen Online, desde El Espectador Imaginario hemos querido entrevistar a su director Diego Rodríguez. Márgenes surge como plataforma de difusión para las obras más inquietas, como espacio de libertad para aquellos creadores que se rebelan contra la dictadura de lo convencional. El Festival Márgenes pretende dar cabida a todas esas obras, que pese contar con el reconocimiento de la crítica, se quedan fuera de los circuitos de distribución. El futuro dicen, está en los márgenes.

Diego, ¿cómo surge Márgenes? porque si es verdad que en cine en ruta el espíritu que se comparte es el mismo: el de difundir y promocionar cine que no tiene fácil acceso al público, y viceversa, ¿por qué hacerlo también online?, ¿qué posibilidades visteis en esta plataforma?

Diego Rodríguez, director del Festival MárgenesEn Cine español en ruta vimos que había muchas películas españolas de una gran calidad y que era casi imposible ver fuera de los grandes núcleos urbanos o del circuito de festivales. Además, estos títulos, en el caso de que llegasen a estrenarse, salían con muy pocas copias y permanecían pocas semanas en las salas, por lo que resultaba casi imposible acceder a ellos para la mayor parte del público. Al llegar a ciudades muy pequeñas nos dimos cuenta que, aun así, muchos espectadores se quedaban sin la posibilidad de acceder a este tipo de contenidos. La idea es aprovechar las posibilidades que ofrece la red para tratar de paliar en parte esta situación y dar visibilidad a una serie de obras que entendemos que la merecen. Todo esto sin renunciar al hecho social de ir al cine  y compartir la experiencia con más gente y en el silencio de la sala tradicional, que es algo que siempre hemos reivindicado. Márgenes es un festival de cine, pero es sobre todo, un observatorio de este cine más periférico y que pretende ser un espacio donde estas obras encuentren su hábitat y sirva de defensa y reivindicación de una determinada manera de hacer cine.

Asistimos ahora en nuestro país a un momento bastante convulso: recortes a la cultura, la destitución de Cienfuegos, festivales que desaparecen, o que se reinventan para seguir existiendo, como es el caso de Punto de Vista. Márgenes surge en medio de este contexto, ¿cómo valoráis el panorama actual? y sobre todo, ¿cuál crees que es el papel que corresponde a Márgenes como punto de referencia, como espacio de libertad para la creación audiovisual? ¿Es el surgimiento de Márgenes una llamada a la rebeldía?

El momento es delicadísimo. Has puesto dos ejemplos clarísimos de en qué situación estamos. Es difícil encontrar en Europa dos certámenes de la calidad de Gijón y de PDV. Son referencia indiscutible en el mapa cultural mundial y están recibiendo unos ataques injustificables, unos por cambios de dirección caprichosa y estéril y otros por recortes incomprensibles. Pero lo mismo que ellos te puedo citar medio centenar de festivales de este país de una trayectoria impecable que están sufriendo muchos recortes, desde VisualFest a Documenta, pasando por la Semana de Cine Experimental o AniMadrid, por citar algunos de la coordinadora de FILMAD. No es el camino, pero es fácil recortar de la cultura. Pero es un error mayúsculo para la sostenibilidad de un país. Ahora es más necesario que nunca.

Márgenes quiere ser un punto de referencia en cuanto a consolidarse como un escáner de la creación que se desarrolla en las orillas del mainstream. Y siempre será rebelde, ya que como dice el gran crítico Carlos Losilla, esta generación de autores representan ese Gesto de Rebeldía que está transformando nuestro cine.

En Márgenes sois conscientes de cómo internet ha mutado la industria cinematográfica y la manera de ver cine. Es un hecho que las salas conviven con la difusión en la red, ¿cómo se valora desde Márgenes la situación que atravesamos ahora mismo, me refiero a la Ley SOPA, SINDE, cierre de páginas que alojan contenidos digitales…?

Diego Rodríguez, director del Festival MárgenesSOPA y SINDE, desde el punto de vista de sus impulsores, buscan la defensa de los derechos de autor, pero en esa defensa se corre el riesgo de vulnerar la libertad de los usuarios de internet. Y eso, entendemos que siempre es negativo. No creemos que podamos acotar esa libertad, agitando una bandera que defiende unos derechos y vulnera otros más esenciales. Ambas nacen desde un enfoque punitivo que nos aleja del debate necesario sobre qué deben hacer la industria y los creadores audiovisuales ante un entorno tecnológico que ha cambiado y lo ha hecho para siempre. Estando de acuerdo con la protección de los derechos de autor, nos parece que las líneas llevadas hasta la fecha por parte de los actores fundamentales de este sector ha sido inmovilista. Las iniciativas proactivas para entender el futuro del negocio y su relación con el espectador han sido mínimas y desde las administraciones se ha querido poner “sólo vallas al campo”, sin impulsar con decisión medidas que permitieran acelerar los cambios hacia nuevas concepciones de exhibición y comercialización para la industria.

Diego, ya se ha cerrado el plazo para presentar las películas. ¿cuántas obras han sido presentadas?  Y de las obras que se presentan, ¿cuántas van a componer la agenda del festival del 20 al 29?, ¿qué tipo de cine vamos a poder ver en la I edición de Márgenes?

Se han presentado 89 obras, de las cuales serán seleccionadas 10, como 10 son los jurados. Una competitiva corta, pero os aseguramos que potente. Queremos que las películas seleccionadas estén compensadas entre ficción y no ficción. Ya tenéis desde hoy las seleccionadas en la web.

¿Cómo vamos a poder seguir el festival? Cuando el día 20 de febrero, alguien quiera ver la película que se va a proyectar, ¿cómo va a poder hacerlo?, ¿qué pasos va a tener que dar? ¿Va a existir libertad de horarios, o podrán verse durante un período de tiempo? ¿Cómo se va a organizar el visionado?

Lo podrá hacer de forma gratuita en la web http://www.margenes.org/ de una manera muy sencilla e intuitiva, las 24 horas del 20 al 29 de febrero.

El de Márgenes no es un camino fácil, lo dejáis claro en vuestro manifiesto. El margen exige de la complicidad del espectador, Maurillo de Miguel habla de un espectador activo, ¿cómo es el espectador imaginario que crees que va a seguir la primera edición de Márgenes?

El espectador de Márgenes es un espectador que se decanta por lo cualitativo, en vez de lo cuantitativo, que vive de sueños y no de excusas. Un espectador que sabe que existen otras maneras de entender el mundo y que no se conforma con lo que dictan las modas. Creo sinceramente que vivimos un cambio de paradigma, que todo se está transformando y el clarísimo ejemplo son los autores y la películas que tendréis en el certamen. ¡Que no se lo pierda nadie!

Más....

Cinerama (Reseñas) (96)