Reducir tamaño texto Aumentar tamaño texto

El hogar es más que una casa

Home. Ursula Meier, Suiza, 2008
Por Liliana Sáez

La sociedad entre Ursula Meier, en la dirección de su ópera prima, y Agnes Godard en la fotografía, nos adentra en un universo cerrado Homeque, en apariencia, se muestra abierto, salvaje, caótico, pero que en realidad está diseñado como el hogar de una familia atípica junto a una autopista abandonada.

La primera escena, ágilmente filmada, con una cámara que sigue los detalles de un juego de hockey a la noche, nos ubica en el centro de la autopista, aunque no lo sepamos hasta la próxima escena, cuando ya de día, el padre abandona la casa y veamos en un gran plano general, desperdigados a lo largo y ancho del jardín, disputándole sus límites a la autopista, muebles, juegos y objetos que deberían estar contenidos entre las paredes de la casa y el patio.

 En ese hogar que sobrepasa las cuatro paredes de la casa, asistimos a los distintos rituales de la familia que demuestran una relación casi promiscua, que no sirve sino para bordar la relación amorosa entre sus integrantes y que va esbozando sus dependencias: la de la madre por la casa; la del padre por la madre; la de los hijos menores por los padres.

Una disposición externa les cambiará la vida. Si hasta aquí habían vivido en una especie de paraíso, en un estado casi salvaje y primitivo, debidamente mostrado por encuadres amplios, coloridos y música alegre, ahora comenzará una etapa de resistencia, que se inaugurará con el rostro del hijo pequeño teñido de la pintura fresca del pavimento, a la manera en que los indígenas se pintaban para ir a la guerra.

HomeLos encuadres y la banda sonora no sólo muestran, sino comentan, subrayan, critican y le imprimen un sesgo dramático a la narración: la música de jazz junto a la panorámica del hogar aislado de la civilización; la música metalera que escucha la mayor de las hijas, y que rasga el silencio de la casa vacía; el mutismo total cuando la familia ha tomado una decisión extrema...

La cámara se instala dentro en la casa y encuadrará con el marco de la ventana de referencia, en profundidad de campo, los nuevos comportamientos de la familia. Meier compone una fábula sobre el paraíso perdido, donde no hay noción de pecado, y en el que, se sospecha, reinan la inocencia y la paz. Un paraíso que se pierde con la llegada de la civilización inhibidora, controladora, domesticadora..., que los sume en un estado de miseria y sufrimiento, que los acorrala, despertando la violencia que hay en ellos.

Aunque pareciera un simple mensaje ecológico (y sobre todo atendiendo a que hay otro film con el mismo nombre y que sí lo es), Home es mucho más que eso. Tampoco es solamente un cuento sobre una familia atípica. Es un discurso pensado desde la imagen y desde el sonido, para hablarnos sobre la fragilidad del ser humano, sobre todo genialmente expresado por Isabelle Huppert, quien mantiene la esencia de aquella encajera de Claude Goretta (La Dentelliere) que debutaba en el cine en 1977.

PREMIOS

César Awards, Francia.  2009

Nominada a la Mejor fotografía (Agnès Godard)  

Mejor Opera Prima (Ursula Meier)  

Mejor Diseño de Producción (Ivan Niclass). 

Lumiere Awards, Francia. 2009

Premio Lumiére a Agnès Godard a la mejor fotografía. 

Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2008

Premio ADF (Asociación Argentina de Autores de Fotografía Cinematográfica) a Agnès Godard   Mejor actriz (Isabelle Huppert).

Swiss Film Prize (Suiza) 2009

Mejor actriz (Kacey Mottet Klein)  

Mejor director (Ursula Meier)  

Mejor guión (Ursula Meier / Antoine Jaccoud / Raphaëlle Valbrunne)

 

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)