Creer o no creer

Luces rojas

Red Lights. Rodrigo Cortés, España, 2012

Por Esther Rodríguez

Cartel de la película Luces rojas

La nueva película de Rodrigo Cortés ha generado gran expectación, no sólo por el listón de posibilidades que se le abrían al director y guionista tras el éxito de su anterior película Buried, sino porque esta vez nos sorprende con un elenco de actores de primera línea: Cillyan Murphy, Sigourney Weaver y Robert de Niro.

Cuenta la historia de dos investigadores, Margaret Matheson (Sigourney Weaver) y Tom Buckley (Cillian Murphy), que se dedican al estudio de fenómenos paranormales, para demostrar científicamente su no existencia. Cuando la televisión y la prensa anuncian la reaparición de Simon Silver (Robert De Niro), un famoso psíquico retirado desde hace treinta años, Buckley siente el impulso de desenmascarar sus técnicas con el objetivo y esperanza de mostrarle al mundo que se trata de un fraude.

Luces Rojas consta de un guión repleto de pequeños matices, y el desarrollo de la historia está medidamente estudiado. La introducción del personaje de Simon Silver es brillante, puesto que a pesar de no estar presente en la escena hasta bien entrada la película, su presencia se nos impone como excitante y la curiosidad y las expectativas que su personalidad genera, van en aumento hasta que por fin le conocemos, en la persona de Robert De Niro, quien le da vida a un psíquico mundialmente conocido y líder de masas, que afirma tener poderes paranormales.

Luces rojasEn el reparto encontramos también a Leonardo Sbaraglia, quien protagonizó la opera prima de Cortés, Concursante, realizando aquí un papel menor, pero con una secuencia cargada de intriga.

A destacar la fotografía de Xavi Giménez y la iluminación empleada en las diferentes tomas, que fomentan un asfixiante clima de misterio y acompañan a la trama paranormal del film. Predominan los tonos azules y grises, creando una atmósfera cromática de claroscuros inquietantes.

El suspense se encuentra perfectamente dosificado, y Cortés desarrolla una trama que va in crescendo, culminando en  escenas realmente turbadores, como el primer encuentro entre Silver y Buckley o aquella escena onírica en la que este último se ve a sí mismo víctima de sus propias obsesiones.

 

REd LightsLa curiosidad de Buckley hacia la figura de Silver se torna en obsesión, gracias a la cámara de Cortés, que acompaña al personaje por pasillos misteriosos, con efectivos registros, generando momentos de tensión y confusión, en los que la música sobria y efectista de Víctor Reyes, acompaña tímidamente a Buckley, buscando la intimidación del espectador.

La cámara avanza y retrocede al paso de Murphy, a través de un pasillo oscuro y angosto, al fondo del cual vemos esa luz roja que da título al film.

El personaje de Silver mantiene en vilo al espectador por su presencia omnisciente en la pantalla y en la cabeza del protagonista. Muy inteligente la idea de Cortés de presentar las investigaciones que se realizan en la persona de Silver, a modo de documento real

Rodada en exteriores entre Barcelona y Toronto, reconocemos algunos de los teatros de la ciudad condal cuando Sbaraglia o De Niro reciben a sus seguidores.

El guión de Luces Rojas es más consistente que el de Buried, y su interpretación por pesos pesados como Weaver y De Niro lo engrandecen. Cillyan Murphy está a la altura, y da la talla en un personaje protagonista, que sucumbe a la tentación de entrar en el mundo sobrenatural.

Luces rojas, de Rodrigo CortésEn escenas tan naturales como la de la doctora Matherson, tomando tranquilamente un té en su casa, la rapidez en la intercalación de los planos, provoca que Cortés nos recuerde al Darenofsky de Réquiem por un sueño, presagiando una intriga que explotará más adelante.

El hilo argumental se sostiene, y Cortés, que busca siempre dar un golpe de efecto en los finales, vuelve a hacerlo aquí, cerrando bien una trama que entretiene y sorprende a partes iguales, y que gusta a los fans y a los no fans de este tipo de películas, en la que cabe destacar una calidad técnica indiscutible, gracias a un excelente dominio del montaje y al extraordinario plantel de actores.

Fotograma de la película Luces rojasA pesar de que algunos puedan calificar el desarrollo de la historia como confuso, y que algunas de las conclusiones finales puedan resultar demasiado obvias, Luces Rojas no se queda en un thriller más sobre los fenómenos paranormales, sino que desentraña los entresijos de su actividad, del negocio que generan y de las masas que arrastran.

Rodrigo Cortés acudió a Barcelona a presentar el preestreno de su película, ironizando sobre lo paranormal que había sido para él el poder contar con la presencia del trío protagonista para llevar a cabo su obra, y sólo tuvo un deseo para su público: dejarse llevar y no esperar nada de ella. Creer, o no creer.

Trailer:

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)