Naturaleza animal

Fantástico Sr. Fox

(Fantastic Mr. Fox). Wes Anderson, EUA, 2009

Por Manu Argüelles

Wes Anderson es el director del buen rollo. Sus películas radiantes de luz, con una paleta plétorica de colores cálidos y en visión Fantástico Mr. Foxpanorámica, siempre imprimen en el espectador un joie de vivre tremendamente contagioso. No me sorprendió en absoluto que Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited, 2007) fuese una road-movie en la la India, porque el cromatismo que evoca el país en el subconsciente colectivo occidental, guarda plena sintonía con la coloración vitalista de su cine. Tampoco tiene que llevar a sorpresa que se responsabilice de una película de animación. Porque por encima del soporte utilizado o de la fuente que parta, en este caso una adaptación de un relato de Roahl Dahl, Fantástico Sr. Fox es una película que certifica la voluntad continuista de expandir su estricto universo personal pero sin renunciar un ápice a sus señas personales.

En todo caso, Fantástico Sr. Fox es una película enérgica y que demuestra un esforzado, soberbio y resplandeciente trabajo de animación. Si la comedia es fundamentalmente ritmo, Wes Anderson se lo ha tomado al pie de la letra y nos ha plantado el ritmo híper revolucionado de las screwball comedy con unos animales verborreicos muy en sintonía con los looney tunes. Sinceramente, a un servidor, le ha dejado algo aturdido.

Fantástico Mr. FoxLa stop-motion, pese a su hipotético carácter de esquematismo rudimentario en la cinética cinematográfica, es recurrida en Wes Anderson y su equipo con una brillantez fuera de toda duda y demostrando que es igual de válida que la hegemónica infografía digital. Lo que nos hace recordar que al realizador tejano siempre le ha gustado el artificio (con aire demodé), especialmente si con él provoca un efecto de disidencia o de quiebre. Echando la vista atrás hacia Los Tenembaums. Una familia de genios (The Royal Tenembaums, 2001), recordemos como la puesta en escena se concebía en términos excéntricos, en consonancia con la caracterización de sus personajes, formando así una concepción unitaria compacta. Por lo que la técnica tradicional de animación le permite incidir en dicho aspecto. Pero no solo eso. Como Michel Gondry o Spike Jonze, con su reciente Donde viven los monstruos, su elección estilística  permite extraer una segunda lectura. Si la nostalgia es un elemento clave en una línea de mercadotecnia de productos culturales, los tres directores, en su voluntad de utilizar herramientas en desuso, inducen a una evocación romántica y soñadora que hunde sus raíces en la infancia. Recuperan el aspecto idealizado de la fantasía, como aquel reducto mágico que perdimos en la transición al mundo adulto.  Ese paraíso perdido y añorado es recuperado en Wes Anderson a través del cuento infantil, instrumento tradicional para inculcar a la infancia valores sociales y morales, fomentando la imaginación como herramienta de construcción de la realidad social. 

Por ello, Fantástico Sr. Fox, dado su carácter de fábula moral, es un largometraje más digestivo, siguiendo la línea depurada de su anterior film. Recordemos que The Life aquatic (The life aquatic with Steve Zissou, 2004) supuso llevar al extremo sus proposiciones extravagantes, por lo que provocaba exasperación en algunos espectadores, apaciguada con Viaje a Darjeeling. Podrán continuar respirando tranquilos con la película que nos ocupa.

Aunque su cine, en esencia, sigue siendo el mismo. Desde la que continúa siendo mi favorita, Los Tenembaums. Una familia de genios,Fantástico Mr. Fox el nudo gordiano vuelve a ser la familia con sus hijos agresivos-pasivos, los resquemores de la madre frente al padre, el progenitor que trae de cabeza al grupo o las fricciones competitivas entre hermanos. Aquí la batalla típica fraternal de anteriores films se traslada al primo que le arrebata involuntariamente la posición de hijo pródigo al benjamín de la familia. Pero este hervidero de malas vibraciones, este día a día de divertidos desencuentros, es el pegamento que les une. Es el buen rollo que comentaba. Algo que traduce la forma de trabajar del realizador, ya que él  también suele rodearse del mismo grupo de actores (Bill Murray, Angelica Houston, Owen Wilson), siendo Jason Scharztwan su actor fetiche, su particular Antoine Doiniel. Ya que de la misma manera que hemos visto crecer a Jean Pierre Leaud a través de Truffaut, lo mismo podemos decir de Jason Schwartzman respecto a Wes Anderson. Aquí otorga su voz al pequeño zorro de la familia. Y Mr. Fox adopta la voz de George Clooney, en un fabuloso trabajo entre los animadores y el actor. Desde Aladdin (1992) con Robin Williams y el genio de la lámpara, no me había encontrado una sintonía tan perfecta entre personaje animado y actor. Consigue que casi lo veamos en cuerpo presente, en una interpretación arquetípica, con ese aire socarrón y canalla pero que a la vez desprende magnetismo y carisma. Y en una línea bien diferente, Meryl Streep da voz a Mrs. Fox demostrando esa capacidad innata de camuflarse tras su personaje mediante la voz. Certifica la comprobada eficacia de la actriz en su despliegue de un amplio abanico de timbres, acentos y tesituras vocales. 

Fantástico Mr. Fox Wes AndersonLlegados a este punto, creo que no hace falta que insista en remarcar que la película se disfruta mucho. Lo cual me hace sopesar que es superior a Up (Peter Docter, Bob Peterson, 2009), contendiente en los Oscars como premio a mejor película de animación. Además hubiese sido un bonito gesto de la Academia respaldar una película de animación filmada bajo stop motion.  De todas formas, afortunadamente, Fantástico Mr. Fox no es un caso aislado. Ahí está Mary and Max (Adam Elliot, 2009), vista en el BAFICI 2010, o Henry Selick, que ya adaptó otra novela de Roald Dhal bajo los mismos principios, James y el melocotón gigante (James and the giant peach, 1996), y sigue creyendo en la herramienta, tal como pudimos ver en Los mundos de Coraline (Coraline, 2009).

Por último, cerramos con esa resistencia simpática y trazada como un guiño al espectador, del cartoon que se resiste a su antropomorfismo impuesto por sus creadores. Esta reivindicación de su naturaleza animal encierra en ella misma el mensaje moral de la historia. La cual nos dice que no podemos luchar contra nosotros mismos. Y por tanto,  no podemos simular llevar otra vida, ya que los impulsos siempre pugnarán por salir. Podemos pensar que es una idea muy programática, pero en definitiva, de lo que se trata es que, por encima de los desastres que ello conlleve, sigamos siendo fieles a lo que somos. Bello manifiesto de Wes Anderson como realizador.


Festival y galardones:

Oscars 2009. 2 nominaciones: mejor película de animación y banda sonora.

Globos de Oro 2009. Nominación mejor película de animación.

Ficha técnica:

Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox), EUA, 2009

Dirección: Wes Anderson
Producción: Allison Abbate, Wes Anderson, Jeremy Dawson, Scott Rudin
Guión: Wes Anderson, Noah Baumbach (basado en la novela de Roald Dahl)
Fotografía: Tristan Oliver
Música: Alexandre Desplat
Montaje: Andrew Weisblum
Interpretación (voces): George Clooney, Meryl Streep, Jason Schwartzman, Bill Murray, Owen Wilson, Willem Dafoe

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir