El cine que ves en Sitges se queda contigo para siempre

Por Arantxa Acosta

Es verdad. El cine que ves en Sitges se queda contigo para siempre. No obstante habría que añadir, "sea bueno o malo"... Y es que la 43ª edición del festival pasará a la historia por ser una de las más flojas de los últimos años, aunque, si bien es verdad que hemos visto (lo siento) mucha mierda, también lo es que hemos visto alguna joya que lamentablemente no llegará a estrenarse nunca por estos lares (Woochi - que es de las pocas del género fantástico que hemos visto - será un buen ejemplo), o disfrutar de reestrenos en la gran pantalla que nunca soñábamos podríamos llegar a disfrutar (El Resplandor en el Auditori de Sitges es un regalo para los ojos).  

Si por algo se ha caracterizado esta edición es por estar plagada de cine sobre psicópatas y asesinos, secuestradores, secuestradores asesinos, psicópatas secuestradores, psicópatas asesinos... vamos, que hemos podido encontrar todas las combinaciones posibles. Es normal, ¡estamos en Sitges! Aunque personalmente, claro, me quedo con la programación especial sobre el tiempo en el cine (debilidad confesable). Pero sí es cierto que esta vertiente más hard ha tenido muy buenos representantes, desde Secuestrados hasta The perfect Host, pasando por I saw the Devil, Les 7 jours du Talion o Cold Fish.  

No obstante, la conclusión principal, tanto como recomendación para los que se animen - y puedan - a asistir a alguna proyección del Festival, como considerándola reflexión personal,  es que cada vez parece más necesario alejarse de los films a competición en Sección Oficial y acercarse más a las rarezas que se programan en los cines Retiro y Prado. Al fin y al cabo, Sitges siempre se ha destacado por esa especialización (películas del Brigadoon, o Midnight X-Treme), y en esa programación alternativa son verdaderos expertos en la materia del fantástico y terror. Así, si en San Sebastián pudimos hacer fácilmente un Top 10 viendo menos films que en Sitges, la verdad es que en esta ocasión preferimos quedarnos con un discreto Top 5 -  con alguna que otra rareza de las que os aseguramos no os arrepentiréis - y os animamos a compartir en los comentarios vuestro particular podium:  

1. Confessions  
2. Woochi  
3. I saw the devil (ya vista en San Sebastián)  
4. Secuestrados y Vampires (empate técnico)  
5. 8th Wonderland  

Nos despedimos con el link directo al Palmarés del Festival. Esperamos que el año que viene podamos disfrutar de mejor cine en un Festival que, al menos este 2010, nos ha dejado con la sensación de que debería ser más selectivo para mantener su prestigio. A ver si es verdad... comparando con la pasada edición, nos han faltado rotundas ganadoras como Moon (Duncan Jones, 200), Mr. Nobody (Jaco Van Dormael, 2009) o The road (John Hillcoat, 2009).Como decía Jerry McGuire, "tener menos clientes, ganar menos dinero". Pues eso... pero cambiando a "menos películas, más nivel". Y, por favor, aprendizaje para el año que viene: que le digan al informático que no estuvo del todo mal el material que preparó para la apertura de las películas (el pasillo del hotel de El Resplandor con paredes sangrantes en las que aparecen las letras "Festival de CInema Fantàstic de Sitges") pero que, coña, la próxima vez, se acuerde de diseñar la puerta de la habitación con, como mínimo, un pomo.

Comparte esta página:

Compartir