Una oda al tiempo

Por Cristina Bringas

El cine permite materializar en un cuadro fenómenos que podrían parecer imposibles de contener en un rectángulo de luz. Así, una película es capaz de emular el movimiento, de transportarnos a lugares inhóspitos e inimaginables, de mostrarnos las más descabelladas historias de ciencia ficción y fantasía, y por supuesto, también puede convertirse en una máquina del tiempo que puede hacerlo correr más rápido, más lento, retrocederlo, avanzarlo, detenerlo, alargarlo o acortarlo. Las posibilidades de manejar el tiempo en cualquier película son infinitas. Quizá pueden pasar semanas, meses, años o siglos en 90 minutos de la cinta, o bien también podrían transcurrir cinco minutos que estirados pueden llenar la hora y media del largometraje. Dependiendo de la historia, de la intención y de la forma de la historia, se define la manera en la que el tiempo contribuirá a la narración.

El  día de la marmotaEl tiempo puede tener un sentido únicamente utilitario para que la historia avance, o bien, puede utilizarse de manera dramática, para generar emociones y sensaciones en el espectador. El tiempo es un elemento que se refleja en el transcurso del mismo en la historia, en la manera de realizar los cortes y en la duración de la película. Es la combinación de estas tres variables lo que define el tiempo mismo del producto cinematográfico.

Sin embargo, pese a que el tiempo puede resultar complejo y puramente teórico, también puede convertirse en el tema mismo de la película. Tal es el caso de Groundhog Day[i]. Este film estelarizado por Bill Murray y Andie MacDowell, retrata a Phil Connors, un reportero del tiempo, que debe ir a Punxsutawney a ver a la marmota Phil que predice la duración del invierno, y que se convierte en el día más importante de su vida.

Este hombre, que no es capaz de ver más allá de su campo de visión y que posee una mirada ególatra incomparable, se halla atrapado en su peor pesadilla, cuando tras una tormenta, comienza a vivir el mismo día una y otra vez: el Día de la Marmota.

La película habla de la trascendencia del ser humano, del cambio, de la evolución y de la transformación de un hombre déspota como Phil, pero más allá de todo eso se requiere de la sabiduría que sólo el tiempo puede dar y de las transformaciones que provee la vida misma con el paso de los días.

Sin embargo, la pregunta que resulta de esta película es ¿cómo puede avanzar una historia y evolucionar un ser humano -y por consiguiente, un personaje cinematográfico- si únicamente tiene la posibilidad de vivir el mismo día una y otra vez? Esto es lo que sucede en Atrapado en el tiempo. La duración de la película es de 101 minutos en los que vemos las mismas 24 horas del 2 de febrero durante tantas veces que no es posible llevar la cuenta de cuántos días pasaron.

Aún cuando se refleja sólo un día durante un sinnúmero de ocasiones, no es posible visionar las 24 horas de éste, por lo que el tiempo diegético del día en cuestión se ve fragmentado en pequeños episodios que se vuelven identificables para el espectador. Éstos se repetirán una y otra vez, lo que irá dictando la pauta de lectura a través de instantes repetidos.

Atrapado en el tiempoEjemplo de esto es que Bill Murray se levantará reiteradamente a las 6:00 AM, con el sonido de la radio de su despertador blanco que está pasando la canción "I've got you babe", y tras la cual anuncian el prometedor día de la marmota. Después de levantarse, el personaje baja al restaurante del hotel, mantiene una breve conversación y se sirve una taza de café. En su camino al evento, se topa con un viejo conocido y mete el pie en un charco. Al llegar al lugar del evento, da su speech ante la cámara, come algo y luego toma camino de regreso a casa.

Estos eventos suceden varias veces en ese orden, lo que indica la repetición del día entero, aún cuando no estamos observando la consecución de las 24 horas íntegras retratadas en la película. Así, cuando ha terminado un episodio del primer día que vive Phil en Punxsutawney, viene un corte al despertador que observaremos cada vez que inicia nuevamente el día de la marmota.

El tiempo como un tema, puede verse reflejado en esta película desde muchas perspectivas.

a.     El tiempo como una magnitud física que permite ordenar la secuencia de sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Si bien, pareciera que no hay un futuro, sino un presente continuo que no se asemeja al pasado, el Día de la marmota sí presenta un cambio de actitud en el personaje principal, que es el único que evoluciona y reacciona ante el no-paso-del-tiempo.

b.    El tiempo como parte de una secuencia. Esto se refiere a la presentación de un fragmento. En la película, únicamente vemos un día en la vida de Phil Connors. Este día se repite innumerables ocasiones. Así, asumimos que este fragmento forma parte de una gran secuencia que sería la vida del personaje, pero que no podemos ver, por la naturaleza de la historia.

c.     El tiempo como una época. La historia de la película se sitúa en la época actual, aunque en realidad, ahora se refiere al año de su realización (1993).

d.    El tiempo como una estación. En este caso, la película se desarrolla en invierno, y la predicción de Phil (la marmota) hace referencia a la duración del mismo.

e.     El tiempo como medición de la vida. Phil vive una y otra vez el mismo día, para todos los que rodean su realidad, no pasa el tiempo, pero para el personaje de Murray han pasado quizá años. Su vida ha transcurrido, pero su día no ha cambiado. Él ha envejecido de espíritu, lo que se traduce en una maduración, pero su aspecto físico es el mismo, aun cuando hayan pasado años.

f.     El tiempo como oportunidad. Si bien todo llega a su tiempo, hay que encontrar el momento preciso para hacer las cosas. Para Phil, el 2 de febrero de 1993 no transcurrió ni pasó hasta que se convirtió en el tiempo más oportuno para vivir su vida y cambiar.

g.    El tiempo como ocio (tiempo libre). Si bien las ocupaciones de Phil -sobre todo su satisfacción personal- le impedían darse tiempo para los demás, poco a poco fue encontrando un momento para reflexionar y disfrutar de la vida. Esto le fue abriendo los ojos a la gama de posibilidades que cada día le puede ofrecer.

h.    El tiempo como un lapso largo. Cuando Phil se encuentra con su conocido de la infancia, éste hace mención a los muchos años que tenían sin encontrarse. Esto tiene un sentido la primera vez que aparece en la pantalla, sin embargo, poco a poco va perdiendo su fuerza, ya que el espectador puede observar que se han visto apenas "ayer", o unos minutos antes, durante la película. El tiempo como un lapso, es comprendido, y no llega a ser cuestionado por el espectador, pero sí pierde su dimensión y su forma "natural".

i.      El tiempo como estado atmosférico. Phil Connors presenta el tiempo en la televisión. Phil, la marmota, predice el tiempo; y en general, en la película no hace un buen tiempo, ya que se viene una tormenta terrible que azotará la zona y que impedirá que Connors regrese a su casa.

j.      El tiempo como una medida musical. A manera más poética, se hace la referencia durante la película al momento en el que Connors encuentra en la música un cambio trascendental en su vida. Así, llegó su tiempo de dedicarle tiempo a la música y a sus propios tiempos y ritmos.

Atrapado en el tiempo - películaAsí, a lo largo de la película se exploran diferentes maneras de aproximarse al tiempo y esto sólo es posible gracias a la magia y a las herramientas que la cinematografía provee. Por ello, la primera secuencia que relata el 2 de febrero de Connors, transcurre de manera "normal", como cualquier película, con sus correspondientes elipsis que permiten avanzar la historia.

Posteriormente, comienza el segundo 2 de febrero, que -como se mencionó antes- inicia de la misma forma que el primero y hace hincapié en los beats que le dictan al espectador que lo que está mirando es el mismo día que unos minutos antes. De esa manera transcurren varias repeticiones hasta que el personaje decide realizar un cambio en su rutina. Así, tras una transformación viene también una novedad en la secuencia del día: un lugar nuevo, un personaje nuevo, algún otro habitante del pueblo, etcétera.

Llega un punto en el que la longitud de los días que se observan en la pantalla disminuye considerablemente, hasta volverse efímeros y casi imperceptibles. Esto indica el lapso de muchos días, y el cine nos permite notar esta evolución y paso del tiempo en cuestión de segundos, gracias a un par de cortes y la revisión de un momento similar reiteradamente.

El personaje principal va aprendiendo poco a poco lecciones en su vida, y cada nuevo aprendizaje, el espectador puede ver un cambio en la secuencia establecida al principio. Connors comienza a entender que la vida es mucho más rica si la disfruta y si deja de mirar más allá de lo evidente, para observar lo que realmente importa a su alrededor.

El tiempo en una película tiene un papel trascendental para su desarrollo. Grounhog Day, que parece una historia sencilla, en realidad basa toda su construcción, forma y tema en el tiempo, y éste deja de ser un elemento que pasa inadvertido durante la proyección del largometraje.

Atrapado en el tiempo, la películaPor el contrario, el tiempo en Groundhog Day sufría las inclemencias de las decisiones de Connors, por ello se observa una introducción pausada, donde los días se visionaban en fragmentos más grandes, para posteriormente llegar a un clímax veloz, en donde los días pasaban a gran velocidad. Por último, se vuelve a disminuir la velocidad, hasta que se percibe una parsimonia y a la vez el vigor de cada segundo.

En esta oda al tiempo, se hace notar el poder y la sabiduría que sólo se adquiere con el paso de los días (que no transcurren). Los cambios en Connors son claros y precisos, su vida ya no es la misma, porque aprendió a vivirla de forma diferente. Es como si hubiera pasado toda su existencia en Punxsutawney, hasta que alcanzó la madurez espiritual y decidió vivir cada día a plenitud, sin preocuparse por el día anterior o el siguiente; para él, todos los días eran iguales.

Al final, su más grande regalo es tener toda la sabiduría del tiempo, pero sin envejecer el cuerpo, ya que Phil Connors sólo tuvo muchas lecciones en el día más largo de su vida. Mientras que la película ha logrado su cometido al mostrar a su personaje principal (el tiempo) evolucionando y teniendo vida propia, todo ello reflejado en Phil Connors.

Eldía de la marmota es una interesante aproximación a la manera en la que se percibe y deforma el tiempo cinematográfico, pero sobre todo es un homenaje a la manera en la vivimos día a día, mientras el tiempo se regocija con la relatividad de nuestras decisiones.


[i] A.k.a. El día de la marmota, Atrapado en el tiempo o Hechizo del tiempo

 

Nostalgias del futuro <<          >> El rompecabezas temporal

Comparte esta página:

Compartir