Sección DOC

Por Arantxa Acosta, Cristina Bringas y Sergio Ibáñez

Aral, el mar perdido Aral, el mar perdido: ¡El mar, idiota, el mar!

Mientras veía el excelente corto de Coixet recordé uno de los chistes de los payasos de la tele, de la infancia.  Gaby decía a Miliki y a Fofito: "Vamos a ver... Una adivinanza. Se trata de una extensión de agua. Agua salada. Muy grande".  Miliki y Fofito no sabían responder. Gaby repetía: "¡Pero si es muy fácil! Mucha agua, mucha agua. Muy grande. Con olas...". Y los otros dos seguían igual. Finalmente, Gaby decía a uno de ellos: "¡El mar, idiota, el mar!".  

Pues así, gritando a pleno pulmón ¡El mar, idiota, el mar! es como podemos imaginarnos a los lugareños describiendo a sus incrédulos descendientes que sólo 25 años antes vivían, y bien, de la pesca. Porque lo que nos presenta Coixet en su documental es la realidad que muchos no queremos reconocer: ni cambio climático, ni nada. La mano del hombre es la causante de muchos de los problemas medioambientales (en este caso, el desvío de los caudales de los principales ríos que desembocaban en este antiguo mar).  

El corto, producido para la fundación We Are Water, es reflexivo, agradable y diferente. La voz de Sir Ben Kingsley resuena por encima del compendio de desoladoras imágenes de un desierto que antes era mar, y que sólo podemos imaginar por los barcos abandonados que continúan atracados en la extensa duna, y la música, oleaje que nos evoca los mejores tiempos del lugar. La historia se completa, para acabar de creérnoslo, con la combinación en el metraje de películas caseras de los años setenta, donde vemos cómo los niños se bañaban en las cristalinas aguas azules de un mar que no volverá. AA

The five obstructionsThe five obstructions/ De fem benspaend: Dogma95 al documental

Lars Von Trier creó y defendió durante años su movimiento Dogma 95. Basado en éste y con ayuda de su amigo Jorgen Leth decide aplicar una serie de reglas y "obstáculos" para crear nuevas posibilidades en documentales. De este planteamiento ha surgido un largometraje que retrata -cual programa de Reality TV- las peripecias y trabajos que ha tenido que vivir Leth para modificar su cortometraje The perfect human a las órdenes y deseos de Von Trier.  

Más que como trabajo documental, el experimento en sí mismo es muy valioso, ya que en él un director (guiado por otro) debe replantearse su propio trabajo cinco veces. Es una gran posibilidad de mirar la forma de conceptualización y realización del director danés. CB  

The wild blue yonder The Wild Blue Yonder: Este no es otro documental sobre la Tierra

Este docuficción de Herzog es su contribución para crear conciencia en la humanidad respecto a las condiciones del Planeta. En su pseudo documental ha utilizado imágenes de stock de la NASA y de Henry Kieser (Antártica). Con ellas, un alienígena (Brad Dourif) narra lo que ha pasado su especie para llegar a la Tierra y lo que los humanos han tenido que hacer para llegar a su planeta (Wild Blue Yonder) para habitarlo y continuar con su vida.

La cinta cuenta con imágenes de archivo fascinantes y enriquededoras, con una ingeniosa forma de contar el mismo tema de la ecología y la conservación del planeta -que se agradece-, no obstante, resulta monótona y repetitiva. Si bien, Herzog ha logrado ensamblar muy inteligentemente este collage de stock, es una realidad que el material no es el "mejor" y que la historia -visualmente- se vuelve cansada. Aunado a esto, el factor de que las imágenes de la NASA no son recientes, por lo que se pierde un poco la actualidad en el film, lo que se destaca debido a que retrata a un alienígena, cuya civilización está mucho más avanzada que la que tenemos ahora. CB

War at a distance War at distance: De tecnología, producción y muerte

Las guerras y la industria son dos de las principales productores de riqueza en el mundo. Sin embargo, lo que une ambas actividades no es sólo su resultado económico, sino también muchos de sus procesos de creación, sus métodos de trabajo y sus técnicas y tecnologías.

Este específico y académico documental alemán hace una comparativa entre los las armas (misiles, sistemas de reconocimiento y sus usos y características) y las máquinas de producción en serie. La tesis de la película es que ambos contribuyen a la destrucción.

La monotonía y rigidez del documental favorece el entendimiento de la falta de  "humanidad" en los procesos productivos, pero sobre todo, en las guerras. CB

Les plages d'Agnès Les Plages d'Agnès: Un documental poético

Este documental es como hacer una autobiografía cinematográfica, que en el camino se ha encontrado con un libro de poesía. Durante las dos horas del film, Varda nos transporta, a través de su vida y sus experiencias fílmicas, para conocer su interior, sus reflexiones, sus recuerdos y -básicamente- todo aquello que la hace ser quien es en el cine.  

Es una película que goza de imágenes muy poderosas y simbólicas: de las playas que han acompañado a Agnès Varda, de sus espejos y sus fotografías, de sus compañeros y sus familiares.  

Un largometraje que retrata -de acuerdo a sus propios ojos- el recorrido de vida de la directora francesa, que ha formado parte del movimiento de la Nouvelle Vague. CB

Los Rubios: Buscando en el pasado de forma creativa


En Los Rubios, Albertina Carri, joven directora argentina, presenta un creativo documental, en el que trata de investigar qué ocurrió con sus padres, una pareja de intelectuales políticamente activos, que desaparecieron durante la dictadura militar en Argentina. Con este objetivo, Carri propone un interesante e inventivo conglomerado de recursos narrativos; entre ellos, el juego entre la ficción y no ficción, con la interpretación de la actriz Analía Couceyro, como si fuera la propia Albertina Carri, la cual dramatiza, no de una forma muy convincente que digamos, la propia investigación que se desarrolla a lo largo de la trama; este recurso va ligado, a su vez, a otro más habitual, como es el del cine dentro del cine, con una especie de diario fílmico, utilizando mecanismos simples para su diferenciación, como son el uso del color o del blanco y negro, así como otros recursos, como son el de la animación stop-motion, con juguetes clicks para interpretar la vida social de sus padres. Todas estas técnicas convierten a esta obra en una pieza pionera y sugestiva dentro del horizonte del documental. Sin embargo, su nivel de comunicación es disperso y fluctuante, con un excesivo amateurismo que dificulta su empatía y que no lleva a transmitir y profundizar demasiado con el público. SI

Comparte esta página:

Compartir