Mentiroso compulsivo

Phillip  Morris ¡Te quiero!

(I Love You Phillip Morris) Glenn Ficarra y John Requa, EUA, 2009

Por Manu Argüelles

Todos mentimos. Y el que diga que no, miente. Sin ella, no podría existir la convivencia social, pero ¿qué sucede, cuándo la mentira se convierte en un Phillip Morris ¡Te quiero!escándalo moral? Personajes que solo articulan su desenvoltura y su éxito social en torno a ella, han dado pie casi siempre a comedias. Recordemos, por ejemplo, un film reivindicable como Atrápame si puedes (Catch me if you can, Steven Spielberg, 2002). El humor en su disyunción, junto con su capacidad de ocultación y sorpresa, pero sobre todo, gracias a su capacidad de romper la lógica establecida, para así establecer las contradicciones más profundas en las que nos movemos, parece ser el vehículo perfecto para dramatizar en torno a caracteres patológicamente embusteros. Parece como si el juego de la falsedad y de la risa se moviera mediante mecanismos afines. Retengan lo que hemos comentado hasta el momento, porque Glenn Ficarra y John Requa lo tienen muy presente para articular su burbujeante dramaturgia cómica. De entrada, en esta gran mentira apologética, nos manipulan con una voz en off en primera persona, por parte de Steven Russell (Jim Carrey), nuestro mentiroso compulsivo. Seguimos su dialéctica, pero hay que ir con cautela, porque su vida es un juego y nosotros, como receptores del enunciado, somos su juguete. No solo el embuste es el motor narrativo, sino que se erige en una totalizadora figura estilística que abarca forma y fondo. No solo sirve para efectuar sorpresivos y mordientes giros de guión (la forma en que sabremos que Philip Morris es gay será el primero, y el último es auténticamente subversivo y negrísimo), sino que la propia imagen en numerosas ocasiones se irá negando automáticamente en la yuxtaposición de planos. Uno sirve para mostrar y el siguiente para desmentir y así no solo se da un tempo ágil y rápido, sino que el mismo montaje organiza las situaciones cómicas.

I love you Phillip Morris!Acompañen la idea con un chasquido de dedos continuado, porque una de las grandes virtudes del largometraje es su ágil ritmo narrativo. Parece que Ficarra y Requa controlan eficientemente el metrónomo del humor, del que se sirven como elemento distanciador para disparar mejor la sátira. Porque aquí, el humor no es inocuo, sino que tiene punto de mira. La sátira que se construye en torno a Steven Russell permite una relectura de la sociedad norteamericana, la cual orienta la individualidad en busca del hedonismo, y con ello, la fácil amoralidad que se desprende, al teledirigirnos sólo hacia el consumo ("ser gay es muy caro", comenta en un momento). El ultraje de Steven Carrell no es su fin, porque aspira a lo que todos: un confort, una calidad de vida superior (desenfrenadamente ansioso en su deseo) y una felicidad junto al amor de su vida. A ello saben darle la emotividad adecuada, que no queda desdibujada por los trazos socarrones del largometraje. Lo que se censura son los medios, en una doble pirueta hipócrita, porque si de algo sirven las peripecias de Steven Carrell es para desmitificar los mecanismos en los que se sustenta la economía del dispendio.

Phillip Morris ¡Te quiero!Pero no acabamos aquí. Porque Phillip Morris ¡Te quiero! no solo se mide por su valor atrevido, crítico y subversivo (la elección de una pareja gay todavía responde tristemente a ese ánimo en los Estados Unidos), sino en cómo maneja a sus dos actores principales: Jim Carrey y Ewan McGregor. En el caso del primero, se hace una definición precisa de los estereotipos, mediante un estilo no naturalista, fundamentado en un histrionismo que hace reconocible a la star. Pero aquí nos parece más mesurado en comparación a otras incursiones similares del mismo actor como Di que sí (Yes Man, Peytor Reed, 2008) o Mentiroso compulsivo (Liar, liar, Tom Shadyac, 1996). Pero es algo que no es cierto. Sino que a diferencia de los anteriores ejemplos, aquí los directores han sabido canalizar con inteligencia los excesos interpretativos de Carrey al servicio de la película y no al revés. Las servidumbres de la estrella, con toda la carga que ello acarrea en los films que protagoniza, están minimizadas en cuanto el tándem de realizadores ha sabido conducir adecuadamente a Carrey hacia el propósito de la película, que no es otro que la definición bien fijada de los clichés. En la misma dirección, no hay nada mejor, con garantía de sorpresa, que el papel que construye excelentemente McGregor para dar cuerpo a su Phillip Morris, en un ejemplo de mutabilidad actoral.

Ya sí les prometo que cierro con una pequeña confesión. Pensé en investigar la veracidad de los hechos, según ellos nos cuentan al final. Pero, ¿saben qué les digo? Que esté basado en un hecho real prefiero tomármelo como una última broma, porque vamos a contar mentiras y dejémonos de historias. 

 

Ficha Técnica:

I Love You Phillip Morris, EUA, 2009  

Dirección: Glenn Ficarra, John Requa
Guión: Glenn Ficarra, John Requa
Música: Nick Urata
Fotografía: Xavier Pérez Grobet
Actuación: Jim Carrey, Ewan McGregor, Leslie Mann, Rodrigo Santoro, Nicholas Alexander, Michael Beasley, Tony Bentley, Allen Boudreaux, Sean Boyd, Brennan Brown, Marcus Lyle Brown


Phillip Morris, ¡Te quiero! - tráiler en español
Cargado por elseptimoarte. - Todas las temporadas y episodios enteros online.

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir