Intimismo poético

Lejano (Uzak). Nuri Bilge Ceylan , Turquía, 2002
Por Marcela Barbaro

Nuri Bilge Ceylan (1959), nacido en Estambul, es una de las voces más importantes del cine turco actual y uno de los directores más Uzak Cartelreconocidos. Su filmografía se ha difundido alrededor del mundo, a través de los grandes festivales internacionales. A partir del éxito de su ópera prima Kasaba (The small Town, 1997) -galardonada en el Festival de Berlín y con los premios obtenidos en Cannes, entre ellos a Lejano-, Ceylan se ha convertido en un claro exponente del cine de arte y ensayo. El cambio de profesión, de fotógrafo a cineasta, nos acerca a su concepción sobre el séptimo arte: "Para mí el cine es como una terapia. Me sirve para proyectar, en otros, mis zonas más oscuras. No le voy a decir que eso permite liberarse de ellas, pero sí a tener un mayor control, a tomar una cierta distancia".

Luego de Mayis Sikintisi (Clouds of May, 2000), realiza Lejano (Uzak, 2002), donde retoma, como en Kasaba, el tema del pueblo, pero desde otro lugar y bajo una mirada más amplia y profunda.   

Lejano aborda la dualidad entre pueblo y  ciudad, las consecuencias de pasar de un lado al otro y el proceso de adaptación interno del hombre frente a los cambios sociales y personales. El film narra con minuciosidad la instancia en la que un chico pueblerino, Yusuf, queda sin trabajo y decide viajar a Estambul. Allí visitará a su primo Mahmut, un fotógrafo profesional que, por el contrario, vive cómodamente en su departamento. Mahmut, que lleva una vida aburguesada y solitaria, decide albergar a Yusuf por un tiempo razonable, hasta que consiga trabajo.

Nuri Bilge Ceylan parte de una pequeña historia, donde la profundidad radica en la simpleza de la forma, como en los films de Kiarostami. La austeridad en la puesta en escena, la escasez de diálogos, los planos entrelazándose mágicamente sobre un montaje que da sentido a lo indecible, forman parte de su estética.

Lejano (Urzak)En Lejano, el relato se construye de manera circular. Una elección que responde a una búsqueda y a un aprendizaje que deberán transitar y vivenciar los personajes en relación a sus conflictos. Por un lado, Yusuf se enfrenta ante un nuevo escenario opuesto a sus raíces, que es la ciudad, apostando todos sus sueños en ella, pero también sobrevalorando un lugar de "oportunidades", que le develará otra realidad. Su primo Mahmut tampoco vive como desea, su malestar se irá vislumbrando a medida que el relato avanza. La crisis social de su país fue enclaustrando sus ideales artísticos dentro de ese departamento. Así, se aisló de la sociedad, también de los sueños y del amor.  

Lejos de hacer un análisis político y sociológico de la realidad de su entorno, Ceylan decide abocarse al mundo interno de sus protagonistas, interpretados por actores amateurs, y los secundarios, por profesionales. El desarrollo se hace a través de acciones mínimas, bajo una cámara que se mueve de manera indispensable y discreta, al igual que en el cine de Ozu. Ceylan se distancia de los primeros planos, los que usa de manera precisa e imprime imágenes contemplativas de los exteriores nevados, de los interiores solitarios y de los objetos. Las  huellas de Tarkovsky están presentes en toda la estética del film, a la que Ceylan aporta elementos autobiográficos. La influencia rusa también se percibe desde lo literario. El director se reconoce amante de autores como Chévoj y Dostoievsky, quienes trabajan y ahondan sobre el interior de personajes conflictivos.

Sin duda, Lejano es un film donde se manifiesta un juego de intertextualidad muy evidente, sin que por ello termine siendo una obra vacua e impersonal.

Como lo indica su título, la película pone su acento en la lejanía entre los seres cuando éstos pierden sus ideales dentro de una Lejano (Urzak)sociedad en crisis: el fotógrafo, cada vez más hermético, que debió comercializar el arte; y el joven de pueblo, que anhela hallar el porvenir que promete la gran ciudad. La soledad y la ausencia se hacen presentes en los protagonistas para profundizar esa distancia y albergarse en los espacios vacíos.

Ambos personajes tienen la intención y la necesidad imperiosa de comenzar una nueva vida. Sin embargo, la misma frustración los deja como si estuvieran inertes. Ven escapar, frente a ellos, aquello que deseaban. Sin embargo, y a pesar de los distintos procesos que atraviesan, los protagonistas se van conectando, a medida que conviven, con detalles mínimos, sutiles. Y entre las sutilezas, el director turco da algunas pincelas de humor muy particular, que alivian el letargo de algunos planos.

Nuri Bilge Ceylan no sólo realiza un film personal, sino que también lo produce, prácticamente trabaja solo, con un equipo reducido, haciendo un brillante trabajo de fotografía y edición, y utilizando tanto su auto como su departamento para hacer el rodaje.   

Sin duda, Lejano, es una obra singular e interesante, que oscila entre la austeridad y el registro poético.

Ficha técnica:

Lejano (Uzak), Turquía, 2002

Dirección: Nuri Bilge Ceylan
Producción: Nuri Bilge Ceylan
Guión: Nuri Bilge Ceylan
Fotografía: Nuri Bilge Ceylan
Música: Erkan Aktas
Montaje: Ayhan Ergürsel y Neri Bilge Ceylan
Interpretación: Muzaffer Özdemir, Mehmer Emir Toprak, Zuhal Gencer Erkaya, Nazan Kirilmis

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir