La información es la resistencia contra el shock

La doctrina del shock

The Shock Doctrine. Mat Whitecross - Michael Winterbottom, Reino Unido, 2009

Por  Cristina Bringas

La doctrina del shock, cartelHace ya unos años salió a la venta un libro denominado No Logo que se volvió una importante referencia respecto a la forma en la que la mercadotecnia, las marcas y los productos invaden la vida de la humanidad. Naomi Klein, periodista e investigadora canadiense, es la responsable de la creación de este texto que ha dado la vuelta al mundo generando expectativas y reflexiones en quienes han tenido oportunidad de leerlo.

Sin embargo, en su búsqueda por terminar con la globalización y crear conciencia en la sociedad de lo que ocurre a su alrededor, ha escrito un par de libros más. En su tercer ensayo -que da nombre al documental de Michael Winterbottom-  produce una serie de teorías y comentarios respecto a la manera en la que el libre mercado y la economía son producto de una serie de hechos y decisiones que se han tomado expresamente para conducirnos hacia ello, sin importar las consecuencias que conlleva.

La doctrina del shock, título de su libro y del documental, es una teoría que parte del ámbito psicológico y que se refiere a que el ser humano es mucho más vulnerable a obedecer si atraviesa por un período de shock y crisis que lo desbalancea y lo sacude, dejándolo dócil para el fácil manejo de su personalidad.

Naomi KleinTraspolando esto de los hospitales psiquiátricos al mundo entero, y basada en las teorías acuñadas por uno de los más grandes economistas del mundo (Milton Friedman), Klein ha recopilado, estudiado y propuesto una serie de comentarios sobre el mundo actual y el manejo de las economías y políticas que están permeando y modelando a la humanidad.

En el 2007 salió a la venta el libro, y acompañándolo, el realizador Alfonso Cuarón produjo y dirigió un cortometraje que explica en siete minutos la teoría de Klein. Este material tuvo su difusión vía medios digitales y le dio la vuelta al mundo, causando revuelo en muy poco tiempo. Aunado a esto, el libro logró importantes ventas y con ello empezó a crear conciencia en sus lectores.

Dos años más tarde, Winterbottom y Klein se unieron para llevar a la pantalla grande La doctrina del shock, y encontrar así nuevos medios de difusión de esta información. La finalidad del trabajo de Klein es informar para que la gente tenga las herramientas necesarias para salir adelante; Winterbottom -y en su momento Cuarón- son aliados que se ha ido encontrando en el camino para llevar a más gente todo este conocimiento.

La doctrina del shock, críticaEn la película, el realizador se basa en material de archivo de Chile, del 9/11, de Rusia, del Reino Unido, del huracán Katrina y una serie de intervenciones, guerras y masacres en todo el mundo. Acompaña a éste un conjunto de conferencias de Klein en varias universidades, en donde en sus propias palabras va explicando el funcionamiento de la doctrina.

Como complemento, el cortometraje realizado por Cuarón (o una copia muy fiel a éste) adereza ciertos momentos en el largometraje, dando explicaciones animadas de aquello que se trata de expresar. Todo esto va conduciendo al espectador por el crudo entendimiento de los acontecimientos del último tercio del siglo XX y el inicio del XXI.

Quizá por el contenido del filme y  los fundamentos de economía, por momentos el documental se deja caer un poco, y llega a un ligero punto de abundante información, volviéndose un tanto académico, dejando de lado muchos detalles que podrían ser más "entretenidos" y que facilitarían la digestión de la teoría. No obstante, todo resulta lo suficientemente explícito y más para los escasos ochenta minutos que dura la película.

Lamentablemente, para los estándares con los que actualmente se están realizando los documentales, tal vez La doctrina del shock peca de teórica y le falta un poco de más narrativa que pueda competir con otros textos fílmicos que también tocan temas densos pero que son recibidos mucho más acertivamente. Pero, eso no omite la realidad de que sí llega el mensaje más importante al público: La información es la resistencia contra el shock.

Fotograma de La doctrina del shockWinterbottom, que ha realizado sobre todo cintas de ficción (Codigo 46, 2003; 9 canciones, 2004 o El demonio bajo mi piel, 2010), también se ha dado a la tarea de llevar a la pantalla algunos temas de interés a través de varios documentales entre los que destacan: Camino a Guantánamo (2006) e In this world (2002), el primero de ellos realizado de la mano de Mat Whitecross.

La doctrina del shock es un tema que debería interesarle a todos, y pese a que su validez es cuestionada por varios teóricos y líderes de opinión, provee de una perspectiva diferente y posible de lo que sucede en el mundo. Klein está en busca de lograr desarrollar una sociedad informada e interesada en su futuro, y que para ello esté valiéndose de otros medios (además del libro) tales como la cinematografía y la televisión, es plausible y necesario.

Cada día tenemos más a la mano herramientas que nos abren los ojos y el panorama a otras realidades. El documental ha ido cobrando una nueva dimensión respecto a su papel en la sociedad, y por ello ha ido modificando sus formas e impacto. Que se produzcan trabajos como éste permite incrementar la cultura y la atención de los espectadores hacia lo que es realmente importante.

Tomemos el tiempo de investigar un poco más sobre lo que sucede a nuestro alrededor y usemos las herramientas y espacios que los realizadores, investigadores, periodistas, teóricos, críticos y cineastas han estado preparando paulatinamente.
[[facebooklike]]

Cortometraje (2007):

Trailer

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)