Yimou desenfrenado

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos

(A Woman, A Gun And A Noodle Shop/San qiang pai an jing qi) Zhang Yimou, China, 2009

Por Manu Argüelles

Lo último que le faltaba a Zhang Yimou -director de la Quinta Generación y gran responsable de la consagración del cine chino en el Sangre fácil, de Zhang Yimouámbito internacional, a principio de los años 90- es hacer un remake y nada menos que de una auténtica cult movie de los 80, la obra debut de los hermanos Coen, Sangre fácil (Blood simple, 1985). Su nueva osadía al realizar una reelaboración, permítanme la ironía con los críticos y espectadores de mentes estrechas, a buen seguro que va a sumar más puntos al descrédito que ha ido acumulando a lo largo de su trayectoria, especialmente desde que se atrevió a realizar wuxias como Hero (2002) o La casa de las dagas voladoras (Shi mian mai fu, 2004). En cambio, para mí es uno de los nombres básicos que deben constar en un hipotético panteón de grandes realizadores contemporáneos, sin descartar ninguna de las etapas de su carrera. Por lo que, ganas tenía yo de hincarle el diente.

Aclaremos puntos. No creo que su último film sea un signo de escasez de talento e ideas del mejor director chino de la actualidad. Es sin duda un capricho-homenaje que solo pueden tomarse aquellos que cuentan con un largo recorrido y disponen de la libertad absoluta para no rendir cuentas a nadie. Confiesa su admiración por la obra de los hermanos Coen y especialmente por ésta, a la que desea rendir tributo desde su propia mirada. Es un ligero divertimento distendido, con mucha carga cómica, y que tiene mucho de puro ejercicio esteticista y formalista. Yimou se recrea en una experimentación barroca y excesiva que nos trae de nuevo a la pantalla su preciosismo escénico característico y su cromatismo exuberante con fines dramáticos. Los colores vivos y centelleantes, desde un vestuario tremendamente kistch de los personajes, la fascinante presencia estética de las montañas de arena a mujer, una pistola y una tienda de fideos chinosrojiza que rodean la posada, los movimientos acelerados de los cielos cargados de nubes, en fin, toda una odisea formal, que como en muchas ocasiones, nos regala a los ojos. De hecho, es tal el grado extremo de abstracción que acomete a la estilización plástica, a la que le acompaña una composición excéntrica de los encuadres con angulaciones desproporcionadas, zooms adornados con sonidos secos, o travellings de aproximación frenéticos (recursos por otra parte muy del gusto de los primeros Coen), que festivales como el de Sitges o el de Manresa, no dudan en situarla como cine fantástico. Aunque yo prefiero considerarla como una experimentación deconstructiva del thriller criminal.

Su revisión respeta las líneas maestras del esqueleto de la trama, giros de guión incluidos, aunque Yimou añade más. Además, la narración se ve adornada al principio con algunas set-pieces como la entrada del vendedor persa o las acrobacias en la cocina con los tallarines, guiños a sus propias películas más comerciales, mencionadas arriba. Por otra parte, sus personajes  secundarios, una pareja de trabajadores de la posada, son mucho más activos en la historia que en la de los Coen. Si en esencia, la materia es la misma, (aunque alguno lo dude, sí, ello justifica que hablemos de un remake) en cambio, se distancia claramente en el tono y en la forma.

Si revisamos la Sangre fácil de los Coen, algo que recomiendo, vemos que ellos en su momento ya estaban realizando una veneraciónUna mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos muy respetuosa y fidedigna del cine negro de los 40 y 50, con diálogos breves, concisos y cortantes junto con argumento muy al estilo de un James M. Cain de El cartero siempre llama dos veces (The Postman Always Rings Twice, Tay Garnett, 1946). Para ello, situaban su historia de fatalidad criminal de sus dos amantes involuntarios en la llanura desértica del sur de EUA. Yimou opta por llevarnos a un pasado indeterminado de la China ancestral y ubica a sus personajes en una zona cerca del Paso de Jiayu, según nos informan las notas de producción.

Como decíamos, los norteamericanos mostraban su fascinación por la atmósfera y las texturas de ese cine que hablamos en la sección  Investigamos, a través de su puesta en escena. Siendo su primer film, todavía no gozaba de atrevimientos que luego serían marca de fábrica de su cine. En cambio, Yimou se muestra más irreverente y juguetón con su propia revisitación, a la que confiesa haberse inspirado en una ópera china clásica, lo cual nos dice mucho por donde van a ir los tiros. Para ello carga su film de mucho humor negro, en ocasiones surrealista, y a la vez dota a su composición dramática de la estructura del vodevil, con constantes idas y venidas de sus personajes hacia el lugar donde está el muerto y la caja fuerte.

a mujer, una pistola y una tienda de fideos chinosA Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos puede achacársele que tanto artificio, junto con el uso de lo cómico, acaba acentuando demasiado la distancia consigo misma y eso puede restarle conexión con el espectador. Al ser un producto que alude al cine de forma endogámica, con señas que se refieren a su obra original (por ejemplo, la disolución temporal de la noche al día, fundida en un mismo plano secuencia de transición, ya era un elemento que constaba en la de los Coen), la recepción es más cognitiva y reflexiva y por tanto, más fría. Pero no obstante, yo recomiendo que se vean ambas, para disfrutar de diferente manera de los trabajos de unos directores extremadamente personales, cada uno con sus diferencias culturales y su sello específico, pero en esencia, igualmente entregados al noble arte de la cinefilia.


Festival y galardones:

Festival de Berlín 2010. Sección Oficial.

Festival de Sitges 2010. Sección Oficial a Competición.

Festival de Cine Negro de Manresa 2010. Sección Fantástico.

Trailer:

 

Ficha técnica:

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (A Woman, A Gun And A Noodle Shop/ San qiang pai an jing qi), China, 2009

Dirección: Zhang Yimou
Producción: William Kong,Weiping Zhang
Guión: Xu Zhengchao, Shi Jianquan (Remake: Joel Coen, Ethan Coen)
Fotografía:Zhao Xiaoding
Montaje: Meng Peicong
Música: Zhao Lin
Interpretación: Sun Honglei, Xiao Shenyang, Yan Ni, Ni Dahong, Cheng Ye, Wang Xiaohua

 

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir