Feriados en familia ajena

Un feriado particular/Vacaciones de Ferragosto

(Pranzo di Ferragosto). Gianni di Gregorio, Italia, 2008

Por Pablo Castriota

La amiga Wikipedia nos informa que Ferragosto es un feriado donde los italianos conmemoran la Asunción de la Virgen María pero Un feriado particularcuyos orígenes preceden a la tradición católica y remiten a la celebración por la clausura de la temporada de las actividades agrícolas. Como con casi todo feriado existente, el motivo real de la celebración se diluye conceptualmente y su verdadera identidad pasa a ser desplazada para satisfacer las demandas de ocio y descanso propias de la especie humana; por supuesto que los feriados pueden ser también una excelente oportunidad para sacarnos de encima a aquellos familiares que representen una carga molesta en nuestra vida cotidiana, siempre y cuando tengamos a mano a alguien dispuesto a hacerse cargo de esos menesteres. Es lo que ocurre precisamente con Gianni, el protagonista de Un feriado particular, quien convive con su anciana madre, con quien pareciera llevar una amable convivencia, quizás algo condicionada por su delicada situación económica. En vísperas de Ferragosto, Gianni recibe la visita del administrador del edificio, quien lo pone al tanto de sus deudas y de los reiterados pedidos de juicio en su contra por parte del consorcio. En medio de los intentos por convencerlo de su mal pasar económico, Gianni recibe el incómodo pedido de hacerse cargo de la madre del administrador por el lapso de dos días y en su propio hogar. A esto se sumará el agregado de una tía -detalle no estipulado en el pedido inicial- y también de la madre de su médico de cabecera, a quien Gianni recurre para tratar una hernia que pareciera esconder una raíz mucho más psicológica que física. Es así como su hogar derivará en una especie de geriátrico de fin de semana en donde el protagonista deberá lidiar con el variado menú de complicaciones que le traerán las cuatro ancianas, que incluirán desde el intento por suministrar correctamente cada medicamento hasta la equitativa administración del uso del único televisor presente en la casa, con los consecuentes roces y disputas entre las mujeres allí presentes.

Un feriado particularNada parece estar demasiado bien o demasiado mal en este largometraje debut del ocasional guionista Gianni Di Gregorio, y es precisamente ahí donde radica su principal problema. En su sobriedad, en su ausencia de errores groseros pero también de notables aciertos, en sus hallazgos parciales -actuaciones no profesionales que le brindan autenticidad y credibilidad al relato, austeridad y falta de efectismos en la narración, sencillez formal desde la puesta de cámara, de escena y del montaje-, Un feriado particular termina rozando una muy peligrosa medianía que difícilmente la logre sacar del olvido inmediato luego de su visionado, algo que sin embargo podríamos refutar parcialmente, dado que en Italia la película tuvo una muy buena respuesta en recaudaciones al momento de su estreno, éxito que no repudio pero que me resulta algo difícil de comprender.

La película no se inscribe claramente en el género pero ciertamente tiene varios puntos de contacto con la tradición de la comedia italiana, marca tradicional cinematográfica de su país donde dominaban el trazo grueso, los subrayados, las constantes apelaciones al grotesco y demás vicios con los que el cine argentino de su momento (fines de los ochenta, principios de los noventa) supo familiarizarse casi inmediatamente, en ese eterno correlato cultural que siempre mantuvimos con nuestros ancestros italianos. Un detalle que no pareciera habérsele escapado a la distribuidora local a la hora de elegir el nombre con el que se terminó estrenando esta película en la Argentina y que remite inevitablemente a un emblemático titulo de fines de los 70, de Ettore Scola con Sophia Loren y Marcelo Mastroianni. El registro humorístico de la película está fuertemente anclado en un tratamiento más bien sencillo y discreto de las pequeñas complicaciones domésticas propias de una convivencia forzada, por lo cual el rótulo de comedia de enredos le quedaría algo grande a esta película más bien sobria en su tono. Tampoco pareciera haber intenciones Vacaciones en Ferragostoalegóricas que hagan de ese reducido grupo de personas un recorte sobre algo mucho más amplio que pudiera estar representando a la sociedad italiana contemporánea. Es decir, en ningún momento queda claro de qué habla Gianni Di Gregorio a través de la historia que eligió contar. El realizador -quien también protagonizó y escribió la película- no subraya ni grita pero tampoco susurra ni insinúa. Dotando al relato de un tono más bien discreto, austero y despojado de efectismos, dibuja una pequeña aldea en el living de su hogar, y apenas saca la cámara de allí para recorrer una desolada y calurosa Roma durante el Ferragosto. No pareciéramos estar tampoco en el terreno de la denuncia social, dado que el aspecto del abandono temporal al que se ven sometidas estas ancianas no está lo suficientemente profundizado como para que logremos dar cuenta de una hipotética visión generacional, social o cultural por parte del realizador. Podríamos estar en presencia de una lectura sutil sobre la descomposición de los vínculos afectivos entre distintas generaciones, o quizás Di Gregorio quiera llamar la atención sobre la falta de ciertos valores tradicionales otrora abundantes en su país, pero los elementos presentes en la película no son suficientes como para permitir sustentar un análisis de ese tipo. Uno puede detenerse en el detalle de que son todas mujeres y viejas, pero llegaríamos hasta allí sin poder seguir avanzando. En todo caso resta aclarar que Di Gregorio comete una sola torpeza formal en una decisión muy cercana al final, donde lastima un poco la vista del espectador con unos groseros primeros planos, invocando de paso nuestra piedad y emparentando a la película con la mencionada tradición de la comedia italiana con la que no venia entablando un diálogo tan sólido en sus tramos anteriores.

Pequeña en todo sentido, la película apenas supera la hora de duración y, en todo caso, cabe agradecerle a Di Gregorio que con ese factor de tiempo sobrante nos brinde la posibilidad de seguir pensando un poco más sobre su película y llegar a otras -quizás más estimulantes- conclusiones. Algo que quizás aleje a Un feriado particular de la peligrosa irrelevancia y el sinsabor propio de un feriado en día domingo.



Festival y galardones:

Festival de Venecia 2008. Premio Isvema, Premio Luigi de Laurentiis y Premio Pasinetti

Ficha técnica:

Un feriado particular/Vacaciones de Ferragosto (Pranzo di Ferragosto), Italia, 2008

Dirección: Gianni Di Gregorio
Producción: Matteo Garrone
Guión: Gianni Di Gregorio, Simone Riccardini
Fotografía: Gian Enrico Bianchi
Montaje: Marco Spoletini
Música: Ratchev & Carratello
Interpretación: Gianni Di Gregorio, Valeria de Franciscis, Marina Cacciotti, Maria Cali, Gracia Cesarini Sforza, Alfonso Santagata

 

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir