El fin de la magia de toda una generación

Toy story 3

Lee Unkrich, EUA, 2010

Por Cristina Bringas

 Cada generación tiene películas que las ha acompañado durante su vida. En el caso de la mía, Toy Story es la historia con la que crecí,Toy story 3 gocé y sufrí al lado de mis amigos. Surgió en 1995, justo cuando parecía que ya habíamos visto todo lo que los estudios Disney podían ofrecernos, sobre todo en medio de sus recientes éxitos musicales como La Sirenita o La Bella y la Bestia. Sin embargo, esta película no era sólo una más de su colección de clásicos, era algo totalmente nuevo y diferente.

Los estudios Pixar -que llevaban años de trabajo e investigación- decidieron emprender la aventura, en manos de John Lasseter, de realizar una película que cambiaría la forma en la que se producía animación en el mundo. Ésta fue la primera cinta CGI (Computer Generated Imaginery) de la historia y se trataba de un cuento que logró cautivar a niños y adultos, narrando las aventuras de unos juguetes que cobraban vida a espaldas de los seres humanos.

La animación por computadora (y los subsecuentes efectos especiales creados a través de CGI) es una técnica que ya no utiliza la fotografía cuadro a cuadro como en los procesos clásicos de rotoscopia o stop motion. Toda la animación en 2D que acompañó al ser humano por casi setenta años se hacía a mano, utilizando lápices, colores, fotografías, muñecos, modelos de plastilina, entre otras cosas, y contaba con ciertas limitaciones, además de que tomaba años enteros producir una película.

La animación en 3D, a través de la computadora, permitió abrir la puerta a un sinnúmero de posibilidades visuales: volumen en cada imagen, personajes mucho más complejos (tanto en texturas, como en formas y movimientos), creación de mundos con una infinita posibilidad de movimientos cinematográficos, etcétera.

Toy story 3Sin embargo, si bien la tecnología se volvió buena parte del encanto de Toy Story, lo que aún resulta más emblemático y característico es su historia, por simple y cautivante. Poseedora de aventuras, entretenimiento, moraleja, un guión que cumple con todos los requisitos  y personajes suficientemente humanos como para involucrarse con ellos, los juguetes se convirtieron en una de las mejores fórmulas para la taquilla.

Para esta tercera entrega, que parece ser la última, Andy irá a la universidad y sus juguetes terminan en un hogar para niños. Su separación de Andy será tremenda para todos e incluso por momentos parece que un fin catastrófico está cerca. De hecho, esta película tiene tanta acción como cualquier otra de aventuras, en la que es inevitable estar pegado al asiento durante los cien minutos que dura la cinta.

Como en cada uno de los largometrajes previos, Toy Story 3 mantiene una línea argumental muy clara que habla sobre el valor de la amistad y la forma en la que vivimos cuando estamos acompañados por gente querida. En esta entrega, se refrenda que no importan cuáles son las circunstancias, o si hay adversidades, egoísmos o malos entendidos, los amigos siempre estarán ahí para apoyarnos, hasta en los que podrían ser los últimos momentos de nuestra vida.

Otro de los temas importantes en la película, es la bondad y cómo tomamos nuestras decisiones en beneficio de los demás. Aunque hay personajes "buenos" y "malos", el bien triunfa y todos reciben lo que han cosechado a lo largo de su historia; sin embargo, también es cierto que todos tienen una oportunidad para hacer el bien y optar por reencaminar su vida, y otros para perdonar y seguir adelante.

Todas estas enseñanzas que deja la película de Pixar aprovechan el hecho de que los niños asimilan mucho mejor las acciones y Toy story 3actitudes humanas, a través de la inocencia y los juguetes. Esto es una razón de mucho peso para que Toy Story tenga un impacto tan positivo y duradero generación tras generación.

Por otro lado, esta historia siempre formará parte de las fantasías de chicos y grandes, porque la mayoría hemos tenido nuestros momentos de profundo deseo de que los juguetes cobren vida y estén divirtiéndose con nosotros. Además, es esta misma condición de los protagonistas como "juguetes" lo que logra conectar al espectador con sus más profundos e infantiles hilos.

Sin embargo, la conexión con nuestro niño interior es lo que hace que por un momento sintamos frustración y hasta tristeza al saber que quizá ésta será última entrega de la saga. Los adultos no queremos dejar escapar nuestra niñez, porque desprendernos de ella implica que debemos comenzar a vivir una vida distinta, tomar decisiones o preocuparnos por cuestiones de "adultos". Toy Story 3 nos hace pasar de la risa al llanto y nos recuerda por qué nos gusta tanto mirar sus aventuras.

Toy Story tenía que cerrar el ciclo que comenzó hace más de una década y este capítulo final  resulta emotivo y perdurable; se vuelve una forma de conclusión para sus aventuras, que terminan no sólo en el mejor lugar, sino que dejan un interesante sabor de boca en los espectadores. La dosis precisa de nostalgia y hazañas increíbles, pero sobre todo de emotividad y cierre, es aquello que se proyecta durante la película.

Sería genial tener Toy Story para siempre, ver como Woody y Buzz pasan por más historia increíbles, y observar cómo los nuevos juguetes y la tecnología van cambiando la manera en la que vemos el mundo; sin embargo, también es cierto que "todo por servir se acaba" y que un episodio final como éste resulta ser una conclusión idónea para los juguetes que no dejan de conquistar el mundo con su amistad.

Larga vida a Toy Story y a nuestro niño interior que se despide con ellos.



Ficha técnica:

Toy Story 3, EUA, 2010

Dirección: Lee Unkrich
Producción: Darla K. Anderson, John Lasseter
Guión:Michael Arndt, basado en la historia de John Lasseter, Andrew Stanton y Lee Unkrich
Montaje: Ken Schretzmann
Música:Randy Newman
Interpretación (voces):Tom Hanks, Tim Allen, Joan Cussack

 

Más....

La mirada del otro (Críticas) (520)
Comparte esta página:

Compartir