Festival Internacional de Cinema d'Autor

Por Manu Argüelles

Festival Internacional de Cinema d'Autor

Alexandre Astruc escribía en 1948: "El cine está a punto de convertirse en un medio de expresión (...) Un lenguaje, es decir, una forma en la cual y mediante la cual un artista puede expresar su pensamiento, por muy abstracto que sea, o traducir sus obsesiones exactamente igual como ocurre actualmente con el ensayo o la novela"[1] ¿Así es en el 2011? Ya os doy la respuesta. Yo opino que sí y seguro que me revalida la respuesta el primer certamen del Festival Internacional de Cinema d'Autor, que tendrá lugar entre el 29 de abril al 8 de mayo, en Barcelona, dirigido por Carles R. Ríos. Pequeñas mentiras sin importanciaCuando estas líneas vean la luz ya habrá arrancado, con todo un éxito en Francia, la divertidísima Pequeñas mentiras sin importancia (Les petits mouchoirs), de Guillaume Canet en riguroso preestreno español, antes de que sea explotado en salas españolas. Desde luego que él y su equipo -los cuales formaban parte de la organización responsable del desaparecido BAFF-, están desplegando tal derroche de entusiasmo en su puesta en marcha que resulta contagioso. La selección resulta de lo más apetecible y el crédito en el mencionado BAFF les avala para que Barcelona coja con los brazos abiertos esta propuesta cultural de difusión cinematográfica. Porque bien sabemos que las obras insurgentes que se ofrecen a la sociedad como un útil medio de reflexión sobre sí misma, que fomentan un pensamiento activo y se dirigen a espectadores que quieran ser partícipes y co-creadores de  la significación fílmica, tienen todavía dificultades para exhibirse en los canales de distribución convencionales. Nuevas vías y fructíferas sinergias se están dando en un panorama agitado, en el buen sentido de la palabra, para que el cine en su amplia acepción y heterogeneidad pueda encontrarse con estratos de público que demandan propuestas arriesgadas. Por ello, en nuestro compromiso con este tipo de iniciativas, nos acercamos a la rueda de prensa de presentación para conocer de primera mano todos los detalles del evento.

Así, con la colaboración de la Filmoteca de Catalunya, el IVAC (Filmoteca de Valencia) y el CGAI (Filmoteca de Galicia), el Festival ofrece este año una retrospectiva de un autor canadiense de renombrado prestigio, inédito en las salas españolas: Guy Maddin. Tal como comentó Esteve Riambau, director de la Filmoteca de Catalunya, su trayectoria condensa un perfecto ensamblaje entre arqueología cinematográfica y territorios nuevos de exploración experimental, convirtiendo al realizador en unas de las figuras más arriesgadas y rompedoras del cine actual, y por lo tanto, dignas de de ser presentadas para una amplia audiencia. Se recogerán sus nueve largometrajes, aparte de buena parte de su producción de cortometrajes y documentales.  Este será siempre un aspecto cenital de futuras ediciones y que a buen seguro, como así sucede con Guy Maddin, será un imprescindible lugar de referencia para que se haga justicia con nombres que no han conseguido dar su voz en nuestro país (salvo algún fugaz encuentro en algún festival), a pesar de su renombre internacional. Deseamos que algún año se acuerden de Claire Denis, otra realizadora injustamente inédita por estos lares.

En esta orientación se inscriben las películas que serán presentadas en las diferentes secciones, para que Barcelona pueda tener acceso a películas que han cosechado elogios fuera de nuestras fronteras, en su paso por los principales circuitos de festivales, pero que desgraciadamente nos hacen ubicarnos en una extraña sordina, en cuanto no tenemos un alcance estandarizado a ellas. Meek's CutoffEl certamen pretende subsanarlo, sumándose así a propuestas como L'Alternativa, para acercarnos a los últimos trabajos de firmas, con notoria trayectoria, como las de Werner Herzog (Cave of Forgotten dreams), Manoel de Oliveira (El extraño caso de Angélica) o Takeshi Kitano (Outrage). Pero sin desdeñar el torrente de creatividad de contrastados veteranos, el festival apuesta por nuevos realizadores que sirven de termómetro infalible para diagnosticar la líneas de exploración que orientan hacia el futuro. No se pretende más que diagnosticar un presente que tiene un intencionado sentido proyectivo. De esta manera se articula su Sección Oficial, denominada Direccions, con películas de realizadores que no han realizado más de tres películas, en similar orientación al precedente BAFF. Aquí encontraremos, entre otras, películas como la esperada nueva realización de Mathieu Almaric L'illusion comique, El hombre de al lado (Mariano Cohn y Gastón Drupat), Morrer como um homem (João Pedro Rodrigues), Post Mortem (Pablo Larrain) o la renombradísima Meet's Cutoff (Kelly Reichardt), film que también pudimos ver recientemente en el BAFICI.

Cold FishA Direccions, cada año se le complementarán diversas Secciones paralelas que podrán ir variando su signo a lo largo de los certámenes. En esta edición tenemos Àsies, una división que sí tratarán de mantenerla fija, con la finalidad de otorga visibilidad a una selección del mejor cine asiático. Recordemos, que salvo la encomiable labor de Media3 Estudio, distribuidora en dvd, el cine oriental sigue siendo notablemente exiguo en las carteleras españolas. Por lo que siguen siendo necesarias plataformas que permitan ver a los espectadores la mejor cosecha en pantalla grande. Este año contamos, nada menos, con los nombres de Hong Sang-Soo (Oki's movie), viejo amigo del BAFF, el mayúsculo Takeshi Kitano (Outrage), donde ya pudimos verle en Sitges y Manresa, sin olvidarnos de uno de los nombres más importantes de la cinematografía nipona, Sion Sono (Cold fish), film que nos cuestionamos muy seriamente un segundo visionado, después de la terrible y desasosegante experiencia que sufrimos al verlo en Sitges.

A Àsies se le suma Promeses de l'Est y Autoría catalana, compartimentos, que en el caso del primero, nos permitirá seguir el pulso a las cinematografías de Europa del Este, cines que entraron con fuerza hará unos años en los certámenes internacionales, y que, desgraciadamente, pasado el éxito de 4 meses, 3 semanas y 2 días (4 luni, 3 saptamini si 2 zile, Cristian Mungiu), cuesta seguirles el rastro en las pantallas españolas. De aquí destacamos films como Essential killing de Jerzy Skolimovsky, Aurora (Cristi Piu) o How Ended this Summer (Aleksei Popogrebsky).

Por otra parte, con Autoría catalana tendremos una segunda oportunidad a films ya estrenados, para que nos cercioremos de que el mejor cine de autor del país se hace en Cataluña: Blog (Elena Trapé), Caracremada (Lluís Galter), La noche que no acaba (Isaki Lacuesta) o La vida sublime (Daniel V. Villamediana) darán fe de ello.

Finalizamos con ese presente del que hablaba Alex de la Iglesia en los Goya. Porque deslocalizando el festival, con la colaboración de Filmin, se podrá tener acceso, mediante la plataforma de visionado on-line, y a lo largo de todo el mes de mayo, de dieciséis películas relacionadas con el evento. Brillante Mendoza (Kinatay), Sion Sono (Love exposure), Olivier Assayas (Demonlover) y producciones anteriores de Manoel de Oliveira, Christi Piu o Kelly Reichardt, serán un perfecto aderezo para saciar las inquietudes cinéfilas del público.

En el próximo número daremos detalle exhaustivo de los largometrajes que vayamos viendo a lo largo del evento y ahora, para abrir boca, os dejamos con dos críticas, ya publicadas en El Espectador Imaginario, de films que pueden verse en el Festival:

Essential killing (Jerzy Skolimowski, Polonia, Noruega, Irlanda, Hungría, 2010)

El hombre de al lado (Mariano Cohn y Gastón Duprat, Argentina, 2009)

Nos despedimos, con este bellísimo clip, dirigido por Guy Maddin, de la canción Wonderful life de Sparklehouse, canción que sirvió para correr las cortinas del Festival:




[1] THEVENET, H. A. y otros: Nacimiento de una nueva vanguardia: la "Caméra-stylo" de Alexandre Astruc. Cátedra, Barcelona, 1998.

Comparte esta página:

Compartir